¡¡No a la e-CENSURA EN ESPAÑA!! / Stop Censorship in Spain!

Las fantasias de 'El Criada Sumisa' en tu idioma

miércoles, 20 de abril de 2011

¡Como está el servicio! - Abril 2011

video

video


video



video




video



video


video

video

--- RELATO: MIS VACACIONES

Me llamo Juan tengo 25 años y conocí a Belén este verano a través de mi amiga Laura. Cuando me la presentó me dijo que era una amiga suya que tenia una peluquería. Desde que la conocí sentí una gran atracción por ella, cosa que mi amiga Marta notó. No tardó en confesarme que Belén era transexual, lo que aun me excito más. Me hice muy amigo de ella y le entraba sin disimulo, pero ella no estaba por la labor.

Un día después de mucho darle la lata accedió a que fuéramos a su casa. Después de tomarnos unas copas nos sentamos cómodamente en un sillón y empecé a besarla. Era para mí muy excitante estar besando una chica que en realidad era un hombre. Empecé a sobarle las tetas por encima de la camisa que llevaba. Eran grandes y bonitas, con unos pezones deliciosos. Lentamente fui bajando mi mano hasta sus rodillas que acaricie lentamente mientras empezaba a subir hacia sus muslos por debajo de su falda. Ella me susurraba que parara, que no estropeara ese momento. Yo no le hice caso y llegue a sus bragas, empecé a pasar mi mano por encima de ellas, ya notaba su cipote y sus huevos que luchaban por salir de allí. Baje un poco sus bragas y empecé a masturbar su polla sin dejar de besarla. Mientras, ella metía su lengua hasta lo mas profundo de mi boca. Su mano empezó a desabrochar el pantalón y enseguida saco mi polla para fuera.

Estaba a punto de reventar, no así la suya que estaba aun floja. Me levante y termine de desnudarme. Enseguida tenia mi polla recorriendo su boca. Era muy excitante observarla sentada en el sillón, con la falda en la cintura, su polla colgando y haciéndome una mamada de impresión. Se puso de pie y se quedo desnuda. Tenia un cuerpo precioso. Sus pechos eran grandes y bonitos, tenia unas caderas inmensas y … una pedazo de tranca impresionante. Me arrodille y empecé a lamer su polla como quien lame un helado.

Era la primera vez que chupaba una polla y la experiencia no me desagradaba nada, la verdad. Después de un rato ya la tenia dura. Su polla era mucho más grande que la mía, debía de medir sobre unos 18 cm y era gorda, con sus venas muy marcadas. Seguí meneándosela mientras le lamía los huevos. Se puso en el sofá a cuatro patas con el culo ofrecido. Me agache y comencé a lamerle su agujerito. Deslizaba mi lengua desde sus huevos a su ojete, y me encantaba la sensación de pasar mi lengua por su agujerito y oírla gemir.

Después de ensalivarle bien el agujerito acerque mi cipote y empecé a empujar sobre él. Mi polla entró sin mucha resistencia. Se notaba que cosas más grandes habían entrado por allí. Era la primera vez que me follaba un culo y era muy placentero. Mi polla se deslizaba suavemente por su caliente agujero notando unas sensaciones muy especiales. La tenia cogida firmemente por sus caderas y estaba bombeando en su interior como un loco. Después de un buen rato de metérsela me corrí sobres sus nalgas. Ahora me senté yo en el sillón y le pedí que me comiera el culo. Se agachó y mientras me comía el culo su mano me hacia una paja de escándalo. Le pedí que me penetrara. Después de ensalivarme bien el culo, acerco su cipote y empezó a presionarlo.

Notaba un gran dolor, entre el tamaño de su tranca y mi culo virgen, aquello no iba. Lentamente sentí como entró el cipote. Lo sacó un poco y cogiéndome de las caderas de un empujón me la metió hasta los huevos. Note como si me estuviera ardiendo el culo, un dolor insoportable recorría mi cuerpo, pero aguante sin decir nada, en el fondo me encantaba. Empezó a follarme con suavidad y el dolor iba desapareciendo dej Cuando al día siguiente nos vimos, le propuse que pasáramos las vacaciones juntos, lo cual acepto, pero me puso una condición.

Durante las vacaciones estaría en su casa a sus ordenes y como su criada ya que según me dijo, yo estaba hecho una zorrita de mucho cuidado. Acepte sin pensármelo dos veces, ya que a mí me encanta ser dominado por las mujeres, con rabo en este caso. Me fui a buscar mi ropa a casa y cuando vine, nos fuimos de compras para preparar las cosas para las vacaciones. Fuimos a una tienda de lencería y compramos cosas muy bonitas. Después me dijo que íbamos a comprar mi uniforme para cuando estuviera en su casa de criada. Entramos en una tienda y pidió un uniforme de criada para mí. Me puse colorado como un tomate y la chica de la tienda se partía de la risa. Nunca en mi vida me había sentido tan humillado. Aun más humillante fue meterme en el probador y ponérmelo, pero así lo hice. De camino a casa le dije que se había pasado y ella riéndose me dijo que no sabia lo que me esperaba…

De vuelta a casa le pregunte si en serio me iba a tener que vestir con aquella ropa y me dijo que por supuesto, además la ropa que habíamos comprado era para mí. Hablamos y me dijo que en el tiempo que estuviera en su casa iba a ser su criada y a ella le debía respeto y sumisión y como tal obedecer a sus ordenes. Acepte sin condiciones ya que estaba viviendo el sueño de mi vida. Desde ese momento debía de llamarla siempre Señora. Fuimos al baño y me depiló el cuerpo entero, sin dejar ni un solo pelo. Era la primera vez que veía mi polla y mis huevos sin pelo alrededor. Me mandó ponerme unas medias con liguero y un sujetador, y por encima el uniforme, pero sin bragas. Me colocó una peluca y me pinto los ojos y los labios. Me calcé con unos zapatos negros sin tacón y me llevo delante de un espejo. La verdad es que parecía toda una señorita con mi uniforme. Al verme así mi polla se puso al momento como una moto. Ella lo noto al levantarse mi corta faldita. Sin mediar palabra me dio un bofetón que me dejo la mejilla ardiendo

- ¿Quién te dio permiso para empalmarte? Me grito como una loca.

- Lo siento Belén es que al verme así…

- Te dije que para ti soy Señora, no Belén…

- Si señora, perdóname.

Se sentó en una silla y me ordeno que levantara la falda, y me acostase sobre sus rodillas. Yo así lo hice. Ella cogió una regla de madera y empezó a darme golpes sobre mis nalgas, cada vez mas fuerte. No puede evitar que se me cayeran unas lagrimas por el intenso dolor que sufría y la humillación de que me estuvieran azotando el culo. Señora se reía sin compasión de mi:

- Llora zorra, llora que esto solo acaba de empezar…

Me mando levantarme y me dijo que esperaba no tener que volver a hacerlo, pero que si lo hacia me iba a dar mi castigo. A mí empezaba a no gustarme la situación ya que se estaba poniendo muy agresiva y le dije:

- Belén, no te estas pasando un poco.

- ¿Cómo que Belén? Tu té estas riendo de mi …

Me agarro del brazo y me cogió los huevos con su mano y me los retorció. No pude evitar gritar como un loco. Belén se enfandó mucho y me mando ponerme de pie inclinado en cuerpo hacia delante. Me levantó la falda y con la regla de madera empezó a azotar otra vez mi aun dolorido trasero. Comprendí que esto no iba en broma, y mis vacaciones iban a ser muy duras. En el fondo era lo que yo quería. Estar a los pies de mi señora, y que ella me humillara, me pegara, hiciera conmigo lo que quisiera. Después de un buen rato azotándome me ordeno que fuera a trabajar a la cocina cosa que hice.

Ella salió de compras y yo aproveche para hacerme una paja después de las emociones vividas. En poco tiempo ya me había corrido y había limpiado las huellas para no tener que sufrir un nuevo castigo. Cuando vino de la calle revisó la cocina y todo estaba en orden. Como premio me llevo al salón y mientras ella leía el periódico me permitía que le lamiese los pies. Me encantaba pasar la lengua entre sus dedos, y ese aroma que desprendían después de una mañana caminando… Pasado un buen rato se levanto y me dijo:

- Voy al baño, sígueme.

Cuando llegamos al baño se subió la falda, bajo sus bragas y me ordeno que se la sujetara para mear. Me sentí el hombre más absurdo del mundo, agarrándole la polla para que mease y encima vestido de criada.

- Lámeme bien la polla, quiero que me la dejes bien limpia zorra.

Así lo hice lamiendo su orina amarga en la polla. Me mando a hacer la cena y después de cenar me llevo al cuarto me mando desnudarme y me dejo solo con el liguero y las medias. Me coloco un collar de cuero en el cuello y una cadena. Me llevo al salón y hasta la hora de irnos para cama estuvimos viendo la tele, ella en el sillón y yo acostado como un perro a sus pies. A la hora de ir para cama me cogió la cadena y me ordeno ir a cuatro patas detrás de ella. Me mando subir a la cama, y una vez allí a cuatro patas me echo saliva en el culo. Me cogió por las caderas, apunto el cipote a mi culo y me la metió de un golpe hasta los huevos. No podía soportar el dolor, me caían las lagrimas ya que me hacia mucho daño. Su polla era inmensa y cada vez que la sacaba me aliviaba un poco pero al metérmela me destrozaba el culo. Después de unos minutos me la saco y me la metió en la boca para correrse casi atragantándome. Me llevo a la alfombra al pie de su cama y allí pase la noche.

Así pasaron los días y yo estaba encantado. Tenia ya el culo dilatado y no me dolía cuando me la metía, ya sentía un inmenso placer. Un sábado antes de comer me dijo:

- Hoy tengo una sorpresa para ti Juani.

- Gracias señora ¿qué sorpresa?

- Hoy tendremos una persona invitada a comer.

- ¿Qué es una broma? A mi no me ve nadie así.

Sin mediar palabra me dio un bofetón que me dejo la cara ardiendo.

- ¿Cómo te atreves a hablarme así? Súbete la falda y colócate sobre mis rodillas ahora mismo que te vas a enterar.

Me coloque sobre sus rodillas y me empezó a azotar el culo con la regla. A cada golpe me ordeno que le diera las gracias y que le pidiera mas azotes, cosa que hice sin rechistar. Asumí que alguien me vería así y quizás, hasta algo mas que verme… Cuando tuve la mesa lista sonó el timbre y mi señora me ordenó abrir la puerta. Mis piernas temblaban y el corazón me latía a mil por hora. Me daban ganas de salir corriendo. Que hacia yo allí, vestido de mujer y haciendo lo que me ordenaba un transexual. Cuando abrí la puerta me llevé la sorpresa de mi vida. La chica que me había presentado a mi señora, Laura, estaba allí de pie, con una sonrisa de oreja a oreja.

- Hola, me espera Belén.

- Pase por favor, dije como si no la conociera de nada.

- Hola Belén, por cierto, que criada mas guapa tienes.

- Si, es muy guapa, el único defecto que tiene es que es un poco desobediente y es un poco zorra, pero eso ya lo estoy arreglando.

Les serví la comida y me fui a la cocina. Desde la cocina oía a Laura como se cachondeaba de mí y le contaba a mi señora cosas de cuando follábamos. Mi señora le contó con pelos y señales todo lo que habíamos hecho en esos días. De pronto oí como me llamaba:

- Juani, ven al comedor.

- Dígame señora.

- Mi amiga y yo nos vamos a sentar en el sofá y tomaremos café. Cuando nos lo hayas servido le lamerás los pies a Laura que los tiene cansados.

- Como usted mande, con permiso.

Fui a buscar el café y Laura y mi señora seguían riéndose y comentando lo dócil que estaba. Cuando traje el café empecé a servirlo, pero al poner la taza se cayo al suelo, por suerte vacía.

- Inútil, eres una inútil, me grito mi señora.

- Lo siento mucho, perdona.

- Súbete la falda ahora mismo.

Muerto de vergüenza, me subí la falda y empezó a azotarme el culo con la regla. Ahora si que esta humillado, allí azotándome el culo y Laura riéndose de mí, pero lo peor aun estaba por llegar. Laura se levanto y me dijo:

- Mira el machito que tanto me follaba, ahora esta echo una puta zorra.

- No Laura, es un malentendido…

- Si, si, un malentendido, a partir de ahora se acabo el follar conmigo, harás lo que te mande si no quieres lamentarlo.

- Anda Belén, quiero ver como lo follas.

- No por favor, le pedí a mi señora entre sollozos, delante de Laura no.

- Si, si, que vea como gozas con una polla en tu culito zorra.

Me puso a cuatro patas y desde atrás me agarro los hombros y me la metió hasta el fondo. Me follaba el culo como una bestia, y yo estaba gozando como una zorra. Laura se sentó delante de mí y me ordeno que le comiera el coño, lo cual hice con gusto.

- Laura, mira tu machito como traga polla como una nena.

- Si, si, y le gusta a la muy puta.

Al rato me la saco y se corrió en mi boca llenándome la cara de leche. Me llevaron al baño y me mandaron tumbarme en la bañera. Cuando ya estuve dentro mi señora cogió su polla y empezó a mear sobre mi. Al mismo tiempo Laura se puso sobre mí y se puso también a mear sobre mí. Yo estaba como una moto y les pedí permiso para hacerme una paja, cosa a la que me autorizaron, mientras miraban para mi y se reían.

Era realmente patético verme allí tumbado, lleno de orina y pajeandome. Me duche y después ellas se dieron un baño juntas mientras yo recogía en la cocina. Solo de pensarlo se me ponía dura otra vez. Vino mi señora desnuda y me ordeno que me quitara la ropa quedándome desnudo y me colocara el collar. Así lo hice, luego ella vino con la cadena me la puso y me ordeno ir a cuatro patas detrás de ella. Así lo hice y cuando llegue a la habitación me moría de vergüenza cuando me vio así Laura, pero ya me estaba acostumbrando. Ella me miro con cara de felicidad. Me ordenaron quedarme en una esquina de la habitación. Entonces mi señora se dirigió a mi:

- Ahora vas a ver como me follo a tu Laura, para que veas que ahora ella ya no quiere tu polla, sino la mía.

Se pusieron a follar. Me estaba muriendo de celos al ver como Laura se la chupaba a mi señora, quería mirar pero era superior a mi y tenia que mirar. Se lo estaban pasando en grande y yo allí mirando. Después de un buen rato ya se había follado a Laura y entonces se corrió sobre sus tetas. Mi señora me cogió de la cadena y me ordeno limpiarle las tetas de semen. Empecé a lamer con delicadeza sus pezones rosados y a pasar mi lengua por las tetas bajo su sonrisa cómplice. Cuando acabé mi trabajo Laura y mi señora se acostaron en la cama para dormir y yo en mi rincón. Al día siguiente me levante temprano para tener todo listo para cuando se levantaran. Después de unos días le cogía gustillo al tema y estuve buscando entre mi nueva ropa un tanga de color azul muy bonito y que me quedaba bien metido en la raja de mi culo. Después me puse el uniforme, la peluca y me maquillé un poco. Cuando se levantaron les serví el desayuno y mi señora me dijo:

- Pórtate bien que hoy no estaré en todo el día y te dejo a las ordenes de Laura ¿Vale?

- Si, señora, haré lo que tu me ordenes.

Después de desayunar se marchó y me quede a las ordenes de Laura. Le obedecía en todo lo que me dijo. Me tumbe en la alfombra y le lamí los pies con mucho gusto. Después de un rato me dijo:

- Nunca pensé que te vería en esta situación. Después de lo que follamos tu y yo. Cuando Belén me lo contó, no se lo creía, quise verlo con mis ojos.

La cogí por el brazo y le quite el albornoz. Se quedo con la cara a cuadros. La eche sobre el sofá, me arrodille, le cogí las piernas y las puse sobre los hombros. Hundí mi cabeza entre sus piernas y empecé a lamerle el chocho. La muy zorra ya estaba toda mojada. Después de un rato levante la falda del uniforme y aparte el tanga para que mi polla quedara a su alcance. Se la metió hasta la garganta y empezó a hacerme una mamada como en los viejos tiempos. La coloque a cuatro patas en el sillón con el culo ofrecido y se la metí en el conejo desde atrás. La tome por la cintura y empece a follarla como un loco, para que viera que seguía siendo el mismo macho de siempre.

- Zorra, mira si mi polla vuelve a ser tuya…

- Si, dame mas, carbón, follame así…ahh!!! En poco tiempo la saque y me corrí en su culo. Me eche sobre ella y estuvimos así un rato. Era gracioso estar sobre ella con mi uniforme de criada, la peluca y de aquella guisa. Decidimos no decirle nada a Belén y seguir con el juego ya que mis vacaciones se acababan ya pronto. Cuando llegó mi señora yo estaba en el salón acostado a los pies de Laura lamiéndoselos de vez en cuando. Mi señora le pregunto que tal me habia portado a lo que Laura le constestó que muy bien. Me ordenó irme a la cocina y que las dejara solas.

Me fui a la cocina a hacer mis cosas y las dejé en el salón. Después de comer me ordenó hacer las cosas ya que después jugaríamos un poco por la tarde. En la cocina solo de pensar lo que hariamos por la tarde ya se me puso tiesa. Con cuidado de no ser visto me la machaque en la cocina. Después de tener las cosas listas me presente ante ellas. Mi señora me ordeno que me desnudara quedándome solo con el liguero y las medias y mi tanga puesto. Se desnudaron las dos y mientras mi señora le comia el chocho a Laura yo le estaba haciendo a ella una mamada.

Mi señora me mando ponerme de pie y que mirara como se iba a follar a Laura. Estuvo un buen rato follandosela hasta que se la saco y me la metio en la boca para correrse hasta casi atragantarme. Laura se sento en el sofa abierta de piernas y yo me puse a comerle el conejo. Mi señora me penetro después de lamerme un poco el culo. Era delicioso saborear el chochito de Laura mientras me follaban suavemente. Justo cuando Laura se estaba corriendo mi señora descargaba toda su leche dentro de mi. Me llevaron a una mesa y me mandaron tumbarme sobre ella con el cuerpo doblado. Me ataron los tobillos a las patas de la mesa y las muñecas a los extremos.

- Laura quedate tu aquí azotando un poco a la putita que hoy aun no le dimos su racion, mientras yo voy preparando las cosas.

Mi señora se fue y Laura cogio la regla y me empezo a golpear las nalgas con ella.

- ¿Te duele mucho Juan? Pregunto casi susurrando.

- No, dame mas fuerte, me gusta…

- ¡Que cabron eres! Entonces empezo a darme ya con mas fuerza, ahora ya sentia mas dolor que placer, pero me gustaba. Después de un rato vino mi Señora con varias cosas en las manos. Se acerco a mi y me dijo:

- ¿Ya tienes el culito bien calentito?

- Si, señora. Gracias.

- Ves Laura, mira que sumiso esta hecho, aprende rapido.

De pronto me untaron el culo con algo frio. Me estaban echando vaselina. Me temi lo peor. Laura se sentó a contemplar el espectáculo. Mi señora empezo a meterme un gran consolador en el culo, debía de medir unos 30 cm. de largo y 6 de ancho. No notaba dolor, solo como si estuviera reventando, me sentía lleno. Al poco rato lo tenia todo dentro. Cuando estuvo dentro conecto el motor y este empezó a vibrar dentro de mi. Me estaba volviendo loco de placer, empecé a gemir y tenia escalofrios. Mi señora se dirigio a Laura:

- Mira esta zorra, esta gozando como una puta, mira como le gusta…

Laura se levanto y me quito el consolador. Entonces empezó a meter dos dedos en mi ojete, luego tres y al fina cuatro. Después de un rato empezó a meter la mano. Su mano entraba con facilidad hasta que en dos movimientos ya estaba dentro, hasta la muñeca.

Mi señora la animaba a que me la metiera mas:

- Metesela hasta el codo, que esta puta traga todo…

- ¿Tu que dices cariño?

- No por favor, mas no, me duele mucho…

- Pareces una puta lloriqueando, tu te lo has buscado.

Siguió empujando hasta que me lo metio hasta casi el codo. Ahora el dolor era insoportable, pero justo en ese momento me corri llenando la mesa de leche. A mi señora no le gusto nada.

- Que puta estas hecha, encima vas y te corres sin mi permiso. Esto tendrá su castigo…

- No por favor, no puedo mas..

- No lloriquees y callate.

Me soltaron y me ordenaron lamer toda la leche que había dejado por la mesa. En poco tiempo ya había lamido toda la mesa y limpiado mi leche.

- Acompáñame al baño, me dijo mi señora.

La acompañe y se sentó en la taza del inodoro y cuando hice sus necesidades me ordeno que me tumbara boca arriba y se coloco encima. Entonces me hizo limpiarle todo el culo. El sabor de sus excrementos era raro y al principio me daba ganas de vomitar pero después de un rato mi lengua había dejado su culo limpio. Esta guarrada me excito tanto que mi señora me dio permiso para hacerme una paja, cosa que hice mientras seguia comiéndole el culo.

Así acabaron las vacaciones. Después de esta esa experiencia me hice mucho mas amigo de Laura y ahora vivimos juntos, como pareja “normal” aunque nos seguimos viendo con Belén (mi señora) para jugar los tres.

Autor: Rom_23

1 comentarios:

lolapink dijo...

Bonita historia

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenid@ y muchas gracias por dejarme un comentario sobre el blog. Todos son bien recibidos y leídos por mi.

¡El blog sin ti no existiría y tus comentarios son la fuerza vital que lo hace existir!

Ultimas entradas del Blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mis am@s me obligan a publicar este blog en ropa femenina bajo su férrea supervisión. / My mistress force me to post this blog on women's clothes under his iron supervision.

Editta.

________
 

Blog Template by YummyLolly.com